miércoles, 14 de noviembre de 2012

Soy Joven, y hago la huelga porque...


Innumerables son las razones, seas joven, mayor, hombre, mujer, ingeniero, barrendera, funcionaria o autónomo. Todos y cada uno de nosotras y nosotros estamos sufriendo lo que llaman políticas de austeridad, que no son más que recortes en derechos fundamentales que no deben quitarnos porque NO son negociables.

Los brazos ejecutores de la TROIKA en nuestro país: PP y PSOE pretenden hacernos creer que tengo que ser austera en mi sanidad y en mi educación, en mi cultura o en mi derecho a trabajar y a tener un salario digno. Es hora de gritarles bien fuerte, que nosotras en salud no escatimamos, porque de ello depende nuestra vida; en Educación no ahorramos, pues será lo que nos abrirá las puertas al futuro; en pedir un techo y un salario no nos cortaremos, pues son derechos nuestros inalienables por el mero hecho de ser persona, que además nos ganamos a pulso en años de lucha y que pagamos a través de nuestros impuestos contribuyendo día a día a esta sociedad. Por eso yo a la austeridad digo NO, no a costa de mis derechos, no porque yo no tengo la culpa de las perversiones de este sistema.

La constitución y los tratados internacionales plasman la garantía del derecho a una vivienda, del derecho a trabajar, del derecho universal a la sanidad y a la educación pública; del derecho en definitiva a que sea respetada la dignidad del ser humano. Nuestros mandatarios, que no son otros que la CEOE, la patronal y sus gestores (PP y PSOE entre otros) violan los derechos humanos día a día: echando a las familias de sus casas, explotando y exprimiendo a los trabajadores, condenando a la pobreza, a la exclusión social e incluso a la muerte a nuestras compañeras y compañeros. Esta crisis ha demostrado que da igual quienes sean los gestores, mientras lo que se gestione sea el capitalismo.

Estamos en un momento crítico, en el que está en nuestras manos perderlo todo o ganarlo todo. De nosotros dependerá el resultado. Nos lo están quitando todo, nos están imponiendo un modelo que no queremos y que no hemos elegido. Están destruyendo lo que había: un Estado que decía ser social y aunque no lo era, conseguía garantizar condiciones de vida dignas a una parte de la población; para construir el modelo neoliberal del sufrimiento de las grandes mayorías en beneficio de una pequeñísima minoría oligárquica. Es el momento para impedirlo, ahora o nunca.




Como joven y como mujer constituyo dos de los sectores más afectados por la crisis; junto con los migrantes, que siempre han sufrido la exclusión del sistema y que con la crisis del capital se recrudece.

Las cifras de paro juvenil son alarmantes. Más de un 53% de los jóvenes queremos y no podemos trabajar. De los 6 millones de desempleados y desempleadas un 46% es menor de 35 años. El mileurismo se ha convertido en un lujo inalcanzable para la mayoría, y los pocos que consiguen trabajar se ven sometidos a las peores condiciones de precariedad laboral: temporalidad, becarios que realizan gratis lo que a todas luces debería ser un contrato de trabajo, bajos salarios, despido fácil, contratos de prueba continuados, inseguridad laboral, amenazas por afiliación sindical…etc etc etc. Esta situación nos obliga a muchos a emigrar a otro país forzosamente. No como se nos quiere hacer creer “en busca de oportunidades” o “para aprender idiomas” sino realmente forzados a salir de nuestro propio país para con dos carreras en la mano, acabar currando en el Mc Donald de cualquier otra ciudad Europea.

La formación se convierte en otro privilegio que excluirá a los que hoy  quieren estudiar en cualquier nivel educativo. Además de los recortes, de los despidos de profesorado, de la masificación de alumnos por aula, del precio de uniformes y libros de texto…, resultan especialmente sangrantes las subidas de las tasas, tanto en FP, como en la educación universitaria, donde se han incrementado hasta un 66% en el último año. Pero esto no es nuevo, esto tiene un pasado, un presente y unas consecuencias futuras. El pasado lo constituye el Plan Bolonia y la Estrategia 2015; en la universidad tenemos el perfecto ejemplo de que lo que ahora nos imponen no es a consecuencia de la necesidad de hacer ajustes para ahorrar por la crisis; sino que es un plan gestado hace muchos años por los poderosos europeos para privatizar, mercantilizar y elitizar la formación universitaria. El presente lo constituye la brutal subida del precio de las matrículas de este año, la obligatoriedad de hacer un posgrado tras acabar la carrera cuyo precio en el mejor de los casos no bajara de los 5000 euros, y la exclusión ya en este año de unos 150.000 alumnos, que no se han podido permitir el lujo de pagarse la entrada en la universidad. El futuro será la definitiva  exclusión de la universidad pública de la amplia mayoría de la sociedad, quedando esta restringida a una pequeña cantidad de alumnos privilegiados, que podrán estudiar por el dinero de sus padres. El futuro también será, endeudarse para pedir un crédito que nos permita estudiar. El futuro será todo esto si no luchamos hoy que estamos a tiempo de cambiarlo.

Los recortes en sanidad, el copago sanitario, la privatización de hospitales… nos afectan en todos los sentidos, pues es un atentado básico al derecho a la salud que tenemos todas las personas. En lo que concierne a la juventud, nos afecta especialmente uno de los puntos del “Real Decreto de Medidas Urgentes para Garantizar la Sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud”, que estable que los mayores de 26 años que nunca hayan cotizado a la Seguridad Social se quedarán sin cobertura sanitaria, salvo que demuestren que viven en la pobreza extrema. Me gustaría preguntarle a la ministra de sanidad Ana Mato, como espera que coticemos antes de los 26 con un 53% de paro juvenil. Es decir, los jóvenes estamos condenados a quedarnos sin sanidad a no ser que podamos permitirnos pagarla; más grave aún, por sus tintes racistas es la exclusión del sistema a los inmigrantes sin papeles. 

Mientras todo esto se nos arrebata, los grandes banqueros y empresarios de nuestro país no hacen más que enriquecerse a costa de toda la sociedad, a costa de los medianos y pequeños comerciantes, a costa de bajarnos los salarios a los trabajadores para mantener y aumentar su tasa de ganancia. Estos beneficios millonarios al contrario de lo que se nos quiere hacer creer no revierten en el beneficio de la sociedad española, revierten en el beneficio de unos pocos bolsillos, que además evitan el pagar impuestos en nuestro país permitiéndose por parte  de nuestras autoridades el fraude fiscal, la corrupción, la existencia de paraísos fiscales, las SICAVS, y en definitiva permitiendo que quienes más impuestos paguemos seamos los trabajadores y trabajadoras en vez de los empresarios y especuladores, ellos sí, culpables de la crisis. Mientras a nosotros nos arrebatan derechos la clase dominante hace un negocio privado de nuestras necesidades más básicas. Sin embargo en este país el que va a la cárcel es el “delincuente” que acude a una manifestación y no el estafador que nos roba a todas y a todos. Se criminaliza así la labor de los movimientos sociales y de la juventud organizada, mientras los verdaderos criminales reciben favores de la administración pública.

Como jovenes también nos afecta el precio del transporte “público”, pues mientras se reduce la calidad y frecuencia del mismo y se baja el salario a los compañeros del metro y la EMT; a los usuarios nos suben continuamente las tarifas.  En una ciudad como Madrid el transporte es una necesidad, que nuevamente alejan del poder adquisitivo de la mayoría.



Es por todo esto, y por muchas más razones, que la juventud debemos ser uno de los sectores más activos y comprometidos en la lucha y en la movilización. Es mucho lo que nos jugamos, están hipotecando nuestro futuro pretendiéndonos hacer pagar una deuda ilegitima que nosotros no hemos generado, y a la que hay que decir que NO PAGAMOS. El pacto de la reforma del artículo 135 de la CE llevado a cabo por PSOE y PP en la pasada legislatura pone como prioridad la estabilidad presupuestaria por encima de las necesidades más básicas de los seres humanos, así será prioritario el control del déficit por encima de los derechos básicos de una población cada día más asfixiada. Los dictados de la Troika, de Merkel de los poderes financieros internacionales nos arrebatan la soberanía que como pueblo tenemos y que como pueblo debemos exigir.

Es por todo esto, que el próximo 14 de Noviembre saldremos a la calle a conseguir que esta huelga general sea un auténtico éxito. Una huelga que no será exclusivamente laboral, sino que es responsabilidad de toda la ciudadanía seamos o no trabajadores. Una huelga política, una huelga social, una huelga de consumo contra todas las políticas del capital.

Hay que ser conscientes de que el silencio y la inacción se convierten en cómplices de los recortes, que no basta con quejarse en el bar con los amigos, que hay que organizarse y salir a luchar. Por todo ello el próximo miércoles estaremos en las calles de Madrid participando en piquetes informativos, participando en las movilizaciones y en definitiva luchando para parar estos recortes y ser capaces de construir un bloque social capaz de disputarle el poder a los de arriba y crear entre todos una alternativa.



viernes, 8 de junio de 2012

Democracia ¿Donde?



En los últimos tiempos, y debido en gran parte a la irrupción del movimiento 15M en la política española, ha resurgido el debate sobre la democracia. Qué entendemos por democracia, cómo queremos construirla, o qué tipos de mecanismos de participación se nos ocurren son algunos de los muchos temas que hay sobre la mesa.

Una interpretación errónea del 15M, como la del filósofo y ensayista Daniel Innerarity, nos lleva a una supuesta confrontación entre democracia directa y democracia representativa; cuando en mi opinión la gran reivindicación del 15M y de otros movimientos y actores políticos y sociales es una conjugación de ambas que se plasmaría en lo que denominamos democracia participativa. El 15M y las voces críticas en general no están pidiendo una supresión de la representación, lo que están pidiendo es una profundización democrática que permita en primer lugar que esa representación sea real, que la clase política tenga que rendir cuentas y ser consecuente con sus programas y sus promesas. Y en segundo lugar que la democracia no se base exclusivamente en la representación sino también en la participación directa, lo que no quiere decir un referéndum continuo e inmediato sobre diferentes temas como se acusa, sino la articulación de diferentes espacios de participación, ya sean asociaciones de cualquier tipo, consejos de la mujer, de la juventud, participando en las decisiones que se toman en tu centro de trabajo, de estudio, etc., etc. Y sí, en determinadas cuestiones fundamentales como la reforma de la constitución porqué no, referéndum vinculante.


Innerarity contrapone en todo momento representación con lo que el denomina populismo y otros llamamos participación ciudadana. Al contrario que este autor, considero, que la participación a priori si fortalece la democracia, luego habrá que concretar por supuesto cómo y para qué se articula esta participación. En cualquier caso, esta reticencia a la participación no puede responder más que a la defensa de unos intereses determinados que se encuentran en confrontación con los de la ciudadanía, pueblo o como queramos llamarlo, o a un miedo injustificado a las decisiones que este tome.


No comparto en absoluto la opinión de aquellos que desconfían del 15M o de otros movimientos organizados de contestación ciudadana, acusándoles de ser “una panda de locos que atacan la democracia representativa”. Esta forma de verlo responde a una visión totalmente liberal y minimalista de la democracia que no es capaz de asumir que los y las que verdaderamente creemos en ella no nos valen los parámetros liberales ni votar cada 4 años. Lo que es realista o no, en mi opinión, lo hacemos y lo decidimos entre todos, quien no cree realmente que otra democracia es posible es o por un conformismo extremo, o, lo más probable, porque realmente defiende los intereses de esa clase dominante, quien construyó esta democracia y quien la defiende, porque es la única que les interesa.                         

miércoles, 30 de mayo de 2012

Religión y Política: Desmontando tópicos


En el mundo occidental tenemos la maravillosa costumbre de creernos siempre por encima de los demás. Somos los más demócratas, los más desarrollados, la civilización más avanzada… y todo lo que esté fuera de ahí son dictaduras, fundamentalismos religiosos, populismos, o directamente salvajes indígenas o gente rara. Tenemos la verdad absoluta. Siempre.  


Recientemente ha suscitado polémica el acuerdo suscrito con la Santa Sede en 1979, que exime a la Iglesia católica de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles por la mayoría de sus propiedades. Acuerdo por cierto, que ni el conservador PP ni el progresista PSOE han tenido nunca interés en revisar a lo largo de todos estos años. Es sólo un ejemplo más del poder que tiene la Iglesia Católica en nuestro país, que recibe al año 10 millones de las arcas públicas, 200 euros por habitante, sea o no creyente.  Lo que quiero resaltar en este caso sin embargo, es a donde va dirigido ese dinero. Europa Laica denuncia cómo tanto la jerarquía de la Iglesia como las organizaciones católicas financiadas a través de los fines sociales, "dedican sus recursos a sufragar costosas campañas para promover la represión sexual, la discriminación por razón de género u orientación sexual, contra la libertad de la mujer, contra los avances científicos o contra la eutanasia y la muerte digna".

Sin embargo, hoy no quiero hablar de la Iglesia Católica, hoy quiero hablar del Islam. 
Una vez estudiadas las características principales intrínsecas a la religión islámica quiero refutar las tesis estigmatizadoras de buena parte del mundo occidental que rechazan desde una posición etnocéntrica y hasta xenófoba el Islam como religión reñida intrínsecamente con la democracia, la igualdad de género y la paz mundial.

En primer lugar destacar que cualquier religión que no se reduzca al ámbito privado sino que sea impuesta de forma pública por el poder estatal estará reñida con la democracia, ya sea el Islam, el cristianismo o el Budismo. La religión es y debe ser una elección privada y personal, un Estado si pretende ser respetuoso y plural no debe reconocerse en ninguna de las religiones ni financiar de ninguna forma alguna de ellas. La separación religión/Estado es básica para la democracia.

Partiendo de esta base podemos criticar la imbricación derecho/religión que supone la charia o ley islámica, pero no por ello el Islam en sí mismo, sabiendo distinguir Islam: “religión monoteísta basada en el Corán que tiene como Dios a Alá y como profeta a Mahoma”; y el islamismo: intento de adaptar la vida política al Islam. De la misma manera que podemos criticar la imbricación que el cristianismo ha tenido con el Estado a lo largo de los años en la mayoría de los países occidentales.

En lo que a la mujer se refiere el Islam, como el cristianismo, es profundamente machista y discriminatorio. La religión en cuanto dogma que establece normas morales para la conducta individual y social supone fomentar una serie de prácticas y valores que atentan directamente contra los derechos de la mujer. Sorprendería en occidente leer algunas frases de la Biblia que seguramente nos parecerían más sacadas del Corán. Lo que pretendo poner de manifiesto es que ambas religiones en sí mismas, en sus postulados, son profundamente machistas. Lo que las va a diferenciar es el fundamentalismo o la rigurosidad con que se apliquen estas doctrinas.

En la relación Islam/violencia tenemos que saber distinguir entre el Islam que entiende la yihad como un esfuerzo personal en el camino o la senda de Alá; y aquel que lo entiende como la guerra santa contra los enemigos del islam. Si bien esta guerra santa ya no se lleva a cabo como lo que fue la inquisición en Europa, sino que surgen grupos terroristas fundamentalistas islámicos que tratan mediante la fuerza y la violencia de “defender el Islam y atacar a sus enemigos”.
Este tema, que a los occidentales nos ha tocado de cerca con los atentados en 2001 y 2004 en EEUU y en España, entre otros; nos debe hacer reflexionar para entender esto de forma que no suponga un aumento de la xenofobia y del rechazo hacia lo musulmán. Una lacra que se está produciendo por falta de información y como consecuencia de la actuación de políticos, escritores, periodistas o medios de comunicación irresponsables o directamente xenófobos.

En primer lugar debemos ser conscientes de que estos atentados no son fruto de un fundamentalismo religioso sin más, la religión si es uno de los principales factores pero no el único, y debemos ser conscientes de la grave responsabilidad que tiene en ello occidente con Estados Unidos a la cabeza. La política exterior norteamericana en Oriente Próximo y en Asia ha sido de agresión continuada hacia el mundo árabe, desde el respaldo a Israel en el conflicto Palestino-Israelí, hasta las invasiones armadas de diversos países como fue el caso del genocidio que supuso la guerra de Irak, entre otras.


Así, la conclusión definitiva debería ser que si bien es cierto que existe una forma de entender el Islam, que propicia la violencia, como núcleo de la creencia religiosa; en primer lugar es solo una interpretación minoritaria y fundamentalista, y en segundo esto se ve reforzado por los ataques, la injerencia, y la pretensión de adaptación a los valores liberales occidentales propugnada por Norteamérica y la Unión Europea. La solución pasaría en mi opinión por una política de no injerencia en los asuntos internos de cada país, (mucho menos una injerencia de tipo armado) y un fomento de la diversidad cultural y el respeto a lo diferente, un freno a la globalización, poner en valor otras formas de entender el mundo y la sociedad; un respeto profundo en definitiva, por la diversidad.



viernes, 18 de mayo de 2012

¿Dónde tira la basura el basurero?


En esta vida estamos constantemente haciendo limpieza. Yo personalmente borro mails de mi bandeja de entrada, tiro apuntes de años pasados, cosas inservibles que aparecen por mi habitación… Estamos acostumbrados a que sea fácil; siempre hay una puerta por la que salir, una papelera donde echar tus cosas, un agujero por el que escapar… siempre hay botones de eliminar, de reiniciar o papeleras virtuales de reciclaje.

La realidad sin embargo, no es así, ¿qué pasa cuando no se puede? Nuestro planeta es finito y ya no le cabe más mierda; sin embargo nosotr@s no dejamos de producir más, y más, y las cosas no desaparecen. No hay un botón para tirar de la cadena y que se vayan a, no sabemos donde, las toneladas de recursos y recursos que consumimos las sociedades occidentales. Vamos dejando huella, una huella que jamás podremos borrar.

El actual modelo productivo-destructivo de los países capitalistas hace que se nos esté acabando el mundo. En Occidente, enviamos basura electrónica a África y tenemos el valor de disfrazarlo como “donaciones de caridad”. El consumo energético es completamente desigual e injusto a lo largo y ancho del globo terráqueo. Y, a cambio, tenemos 4 ordenadores en cada casa, 3 coches, cambiamos de móvil una vez al mes y gastamos nuestro ocio en ir a centros comerciales para seguir consumiendo.

La semana que viene la UJCE realizamos la conferencia estatal de mundo rural y ecología, creo que la lección más importante que debemos aprender hoy es que la ecología debe pasar a ser un eje fundamental y prioritario en nuestro discurso. Pero no por una cuestión abstracta de amor a la naturaleza, sino por una necesidad histórica que se hace palpable e ineludible por la insostenibilidad del sistema; como escuché hace poco en las plazas: “La revolución será verde o no habrá donde hacerla”



En mi opinión la solución pasará por dejar de considerar la contaminación como una externalidad, y ser conscientes de que es un daño social y económico muy importante. Las respuestas tendrán que ser soluciones globales integradas, dadas por una economía planificada que produzca en función de las necesidades sociales y no de la maximización del beneficio. Y esto jamás podrá hacerse sin devolver la soberanía a los pueblos y quitársela a los monopolios energéticos occidentales y a las grandes multinacionales. (esto ultimo puede llamarse expropiar, y a nadie debe asustarle ;p )


No quería acabar sin una foto de estas vacaciones en estos rincones que de pronto sientes como si vivieras en otro mundo. 
 "Que mi voz suba a los montes, que mi voz baje al barranco, que todos los jornaleros se apoderen de los campos" :D


lunes, 16 de abril de 2012

Mi pequeño homenaje a la República


14 de Abril de 1931…




Verdes ríos y dorados llanos
gran gigante alegre es mi país
en el mundo no se encuentra tierra
donde el hombre viva más feliz.


No es posible medir nuestros ríos
no es posible medir nuestro mar
no hay palabra como "camarada"
tan humana ni tan fraternal.

Mas si alguien intenta atacarnos
viento rojo se levantará
nuestra alegre vida es nuestra novia
nuestra madre amante es nuestra paz.

(José Herrera Petere)

Porque para cambiar el presente es necesario conocer nuestro pasado,
Porque hay que contar desde el primer hasta el último renglón de una torcida historia que jamás debió existir, pero, sobre todo, que jamás deberá olvidarse...,
Porque vamos a dejar las cosas claras ya, por supuesto que nuestros muertos valen más,
Porque la justicia es la mayor de las virtudes republicanas y con ella se
sostienen la igualdad y la libertad. 

SOMOS MÁS
¡VIVA LA REPÚBLICA!


sábado, 31 de marzo de 2012

El merecido descanso, por poco tiempo…


Ojeras, heridas, suciedad…satisfacción. Satisfacción de saber que hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano, satisfacción de saber que en la próxima lo haremos mejor, satisfacción de pensar que merece y ha merecido la pena. Gracias. 
A todos aquellos que no pegamos ojo esa noche, que participamos activamente en la huelga, que nos dejamos la vida para que luego esos mismos que se benefician de nuestras pequeñas victorias nos llamen anti-sistema o nos acusen de vivir en el siglo XIX o de defender “dictaduras”. Gracias camaradas, compañeros, amigos, sindicalistas, indignados… gracias a tod@s.  

Me marcho unos días de vacaciones a descansar de esta ajetreada vida que vivimos las que pensamos que la realidad nos requiere y que no es momento de mirar para otro lado. Me marcho a descansar con la sensación de que me dedico a lo más bello del mundo. ;) http://www.youtube.com/watch?v=THpq3gVb1sA






Una cosa más: ”¡..cuidao con la chispa pequeña que es la que prende la mecha..”  
¡Volveremos!



Respiro aire puro al pensar que está en nuestras manos,
Seguir manejando el timón de la libertad.
Canteca de Macao



martes, 27 de marzo de 2012

Huelga, huelga, huelga


A escasas horas de la primera huelga general en la que realmente soy consciente de la importancia de una fecha como esta,  tengo tiempo, por primera vez en varias semanas de estrés, para crear un blog.

Un blog que llevaba tiempo queriendo crear desde que los de fotolog decidieron cambiarme todo. Esta primera entrada quiero que sea una llamada a la acción, a que todos demos todo cuanto podamos para que el 29M sea un éxito. La producción debe pararse, no debemos consumir, debemos ser más combativos que nunca… en una jornada donde verdaderamente les demostramos a ellos, a los de arriba, a la clase burguesa, o como sea que queramos llamarlo que SIN NOSOTROS Y NOSOTRAS ESTE PAIS NO SE MUEVE.

No veo mejor forma de hacerlo que con esta canción que no puede ser más motivadora:  http://www.youtube.com/watch?v=_EbghqTFfmY y recordando que hacer la huelga es un ejercicio de solidaridad, con todos y todas, con trabajadores, con estudiantes, con parados, mañana 29M no se trata de apoyar o rechazar a un partido o a un sindicato, no se trata de una reivindicación más, no amigos, mañana tenemos una HUELGA GENERAL.


                Instrúyanse porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia;
Agítense, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo;
Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza.

Antonio Gramsci